La técnica de realización de mosaico que sigue el taller es la clásica usada por griegos y romanos.

Las teselas son de piedra natural, cerámica o pasta vitrea y están cortadas manualmente con yunque y martillo partir de un núcleo mayor.

El tamaño de dichas teselas oscilan entre 3-4 mm (opus vermiculatum) y 1 cm (opus tesselatum).

La consolidación del mosaico se realiza con mortero de arena y cemento Pórtland.

Para la protección final se usa una cera que además de proteger reaviva los colores de la piedra.

En definitiva, la labor es artesanal, no interviniendo ninguna máquina, y ecológica puesto que, prácticamente, todos los productos son naturales.